Más aprendes, más produces: 4 recomendaciones para crear una cultura de aprendizaje

“The more you learn, the more you earn”. Esta es una de las frases más potentes que se le atribuye a Warren Buffet. Sin embargo, muchas empresas no se toman en serio la formación de sus colaboradores.

Un estudio de IBM reveló que los empleados que no sienten que se están desarrollando en una empresa tienen 12 veces más probabilidades de dejarla. Sumado a ello, una encuesta realizada por PwC preguntó a millennials qué características hacen que una organización sea atractiva para trabajar: “Oportunidades para desarrollo de carrera” (52%) y “Excelentes programas de entrenamiento y formación” (35%) fueron la primera y la tercera respuestas más populares, respectivamente.

Según LinkedIn, la mitad de las habilidades más demandadas hoy no estaban en el radar tres años atrás. En Singular Advisors notamos que la coyuntura actual ha evidenciado, en muchos casos, que un grupo importante de empleados no tiene los skills digitales para operar en este nuevo entorno. Asimismo, se ha acentuado la necesidad de que los líderes exhiban mayor empatía y adaptabilidad a las crisis, lo que exige un esfuerzo en formar habilidades blandas.

A continuación, comparto algunas recomendaciones para crear un entorno laboral que fomente el aprendizaje continuo:

1. Premia el aprendizaje continuo. Al incorporar el aprendizaje en los objetivos de las áreas y en las evaluaciones de desempeño, te aseguras no sólo de premiar el logro de objetivos, sino de realmente premiar el aprendizaje. Es imposible desencadenar cambios deliberados en la cultura del equipo u organización, a menos que realmente se implementen sistemas formales de recompensa para lograr los cambios deseados. Por ello, deben ponerse sobre la mesa incentivos medibles, cuantificables y transparentes.

2. Segmenta tus audiencias. La capacitación segmentada permite a las empresas innovar y adaptarse a cambios rápidamente: actúa como una gran herramienta para implementar fácilmente capacitaciones personalizadas a grupos de empleados sobre nuevas tecnologías o cualquier otro cambio organizacional. Así como en Marketing Digital hay Buyer Personas, en Aprendizaje hay Learner Personas. Resulta clave entender bien el Learner Persona y segmentar correctamente para asegurar el máximo beneficio para quien aprende y para la organización.

3. Compromiso compartido. Tu objetivo debe ser crear un entorno laboral que fomente el aprendizaje continuo. Por ello, incentiva a tus colaboradores a que asistan a capacitaciones, participen en seminarios web y aprendan todo lo que puedan. En ese sentido, involucrar a los líderes de toda la organización es clave para lograr un compromiso compartido. Cuando los miembros de tu organización completan su capacitación, pueden enseñar lo que aprenden: un colaborador puede capacitar a sus coworkers sin que la empresa deba necesariamente gastar dinero en capacitación para todos. Esto fomenta una cultura de feedback y diálogo abierto que hará que las colaboraciones futuras sean más eficientes y ágiles que antes.

4. Mide los resultados de entrenar a tus equipos. Las empresas que pueden ofrecer formación y entrenamiento a sus empleados obtendrán una fuerza laboral mejor educada que impulsará la productividad en el futuro y, al mismo tiempo, fomentará la lealtad. Sin embargo, te toca medir qué está funcionando. Al respecto, recomiendo hacerte las siguientes preguntas: ¿Qué programas están funcionando bien? ¿Cuál es la contribución de los programas de aprendizaje a los resultados del trimestre? Recuerda que el resultado de recursos humanos es el resultado del negocio. Los equipos de Aprendizaje deben colaborar con las áreas de negocio para crear aquellos KPIs que reflejen el impacto de la inversión en aprendizaje en el negocio.